Okupación

Hay que reconocer que la intensa campaña de los medios contra la okupación, a la que se unen los intereses de la compañías de seguridad privada, ha dado sus frutos. Yo mismo, me he sorprendido recientemente usando la palabra okupa de manera torticera, y espero que no sea grave de cara a mi salud mental. El caso es que toda esta ofensiva mediática trata de hacer creer a la gente que, si se ausentan de sus hogares un tiempo, algún grupo de canallas se apropiará de la vivienda sin que se pueda hacer gran cosa para evitarlo. Los bulos se han sucedido desde hace tiempo, bien alimentados por la prensa y los políticos más reaccionarios, como esa estupidez de que un PSOE «radicalizado», junto a Unidas Podemos, legislan para sus «amigos okupas». No temo ser maniqueo cuando afirmo que estas estupideces, aunque podamos encontrar tambien ejemplos cercanos en una izquierda ‘oficial’ ni por asomo ‘radicalizada’, resultan más creíbles para cierto público con una ideología determinada. El movimiento okupa, no debería hacer falta aclararlo, siempre ha propugnado la ocupación de viviendas o locales deshabitados, y lo ha hecho con fines sociales, políticos y culturales.

Sigue leyendo «Okupación»

Ingobernables

Esta semana, la administración del trifachito en Madrid, encabezada por ese ser inefable que se llama Martínez Almeida, ha cedido el antiguo centro okupado La Ingobernable a una Fundación hispanojudía. Como la clase política es endogámica, no es sorprendente que esa organización está encabezada por otro fulano indescriptible como es Ruiz Gallardón. Por supuesto, como tenemos el nivel moral y político que tenemos, Almeida ha calificado a los que critican todo este infame proceso como antisemitas, algo para él signo de identidad de la izquierda (así, en general, algo que ciertos medios repiten cuando se critican las activdades represoras del Estado de Israel). Unos días antes, el botarate este, en un acto de homenaje a las víctimas del nazismo se preguntaba en abstracto cómo pudo sueder aquello. Hay que responderle, de forma muy concreta, que la forma en que se potencia el fascismo es, no ya con políticas firmes en su contra, ni siquiera realizando una condena rotunda e incluso pactando con fuerzas ultrarreaccionarias, como es el caso de su propio partido en diversas administraciones. Pero, volvamos al tema de La Ingobernable y de la okupación en general. Sigue leyendo «Ingobernables»

Desahucios

Ayer, se pusieron de acuerdo tres juzgados diferentes para ejecutar el desahucio a cuatro familias, en el mismo número de la misma calle, en el madrileño barrio de Lavapiés. Este es, de verdad, frente a tanta enajenación, el auténtico sistema execrable en el que vivimos. Un buen número de personas se personaron en el lugar para tratar de evitar la salvaje acción judicial y policial. Por supuesto, tanto estos activistas, como los propios inquilinos, estaba debidamente amenazados, en el caso de oponerse al acto de ejecución, por posible delito de desobediencia y resistencia. Y eso es a lo que parecemos condenados en este aborrecible sistema en el que vivimos, a desobedecer y resistir.  Este acto de ejecución de varios desahucios se ha coordinado como jamás antes de había visto. Ya mencionada la acción de tres juzgados distintos, a lo que se une un intolerable e inéditos dispositivo policial, ante el cual vecinos y activistas solo han podido exclamar «vergüenza», y una serie de operarios que han procedido a tapiar puertas, retirar carteles reivindicativos y colocar aparatos de videovigilancia. Me pregunto si todos estos tipos de hacen preguntas sobre el aborrecible trabajo que desempeñan. Sigue leyendo «Desahucios»