Bofetadas de humor

Temo que me acusen de vulgar, y poco original, por dedicar una entrada de este lúcido y riguroso blog a lo acaecido durante la reciente ceremonia de los Oscar, lo cual ha estado ya a estas alturas en boca de todos. De hecho, el que suscribe, que se la refanfinflan los mencionados galardones, jamás se hubiera enterado del hecho en cuestión si nuestros queridos medios de masas no le hubieran dedicado mayor espacio, casi, que a las películas premiadas. No obstante, he de reconocer que el asunto suscita no pocas reflexiones de interés y cabe hacerlo desde diversos puntos de vista. Como es sabido, durante el evento, un cómico hizo una broma (más mediocre que de mal gusto) sobre una mujer que sufre alopecia y el marido de la misma, un conocido actor, salió escopeteado hacía él para propinarle una sonora bofetada. Podría parecer un gag de nivel preescolar, previamente preparado o incluso improvisado, pero al parecer el enfado fue real y la hostia debió doler lo suyo. Por supuesto, se ha condenado la agresión de manera generalizada y, digo yo, no es para menos; hablamos de un fulano que, en un acto público, se levanta de entre los asistentes, recorre varios metros, sube al escenario y hace lo que hace. Un poco de miedito da alguien con estas actitudes. Incluso yo, gran detractor de la violencia como solución a los conflictos, he sentido en ocasiones la imperiosa necesidad de abofetear a alguien, pero por lo general me freno con la suficiente rapidez para no quedar en evidencia ni causar un trastorno físico irreversible.

La aclaración de lo mal que estuvo el guantazo, por supuesto, lo pernicioso de la violencia, y bla, bla, bla, ha sido previa a (casi) cualquier clase de argumentación posterior. No obstante, ojo, hay quien ha querido ver cierta justificación a la agresión en lo insultante del comentario jocoso, máxime, al referirse a una mujer con una enfermedad. La dama en cuestión, al parecer, había manifestado previamente su malestar psicológico por las consecuencias de dicha patología, que ya hemos dicho que se trata de la pérdida del cabello. Diré que yo también sufro de calvicie, pero solo con cierto sufrimiento residual no demasiado alarmante, ya que apenas me resta una pizca de magnetismo físico. Otras personas, que también comprenden la reacción violenta, han recordado que se trataba de la mujer del agresor, por lo que al parecer la defensa de la familia puede disculpar según qué cosas (eso también da miedo). Continuando en esa línea justificatoria, y por supuesto condenatoria de la ofensa hasta niveles algo inquisitoriales, los hay también que han señalado, como agravante de lo insultante del chiste, que la ofendida, además de mujer, es negra. Entramos de esta manera en un terreno racial algo difuso, ya que además de la ofendida, también el ofensor es negro (y, ya puestos a aclarar, diremos que también lo es el agresor).

Cambiemos el foco ahora y centrémonos en el artífice del bofetón, al que se ha señalado por doquier de machista, por no dejar que fuera la propia ofendida la que actuara como creyera conveniente, que creo que es esto que ahora se denomina empoderamiento femenino. No seré yo el que niegue la influencia de las estructurales patriarcales, pero creo que llevamos demasiado lejos una situación en la que un tipo pierde los estribos, eso sí, de modo algo alarmante. Tengo que reconocer que el hecho de que el muy popular agresor sea un fervoroso creyente en el sueño americano, amante de la filosofía positiva, fan declarado de los necedades de Paulo Coelho y, al menos hasta ahora, propagador del buen rollo en general, provoca que se dibuje una sonrisa socarrona en mi rostro. Particularmente, lo que más me interesa del debate es lo que atañe a los límites del humor y el hecho de ya plantearlo de esa manera siempre me ha parecido una actitud inquisitorial; es decir, rompo una lanza por todo tipo de expresiones cómicas, a las que tampoco hay que otorgar un mayor poder del que tienen y, además, desconozco si hay alguna que no puede ofender a alguien en cierta medida. Si algo es de mal gusto o una simple estupidez sin gracia, pienso que deberíamos ser un grupito humano lo suficientemente racional y reflexivo como para dirimirlo y superarlo por otros cauces; lejos de la prohibición y de la corrección política, que tantas veces sirven de pantalla para tantos problemas del fondo. En cualquier caso, todo lo que ha desencadenado la violenta anécdota debe ser eso que llaman la sociedad del postureo, llevada hoy en día a su máxima expresión, a la que afortunadamente no tardan en vérsele las costuras. Uno más de los síntomas del mundo en el que vivimos, con hechos tan drámaticos que están costando la vida a diario a infinidad de personas, es el que dediquemos tanto espacio a algo que no debería tener excesiva importancia. Claro que yo, ahora que caigo, también lo estoy haciendo.

Un comentario sobre “Bofetadas de humor

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s