Agresiones

No hace falta un gran intelecto, ni una conciencia demasiado trabajada, para darse cuenta de la indescriptible sociedad mediática, manipuladora hasta el hastío, que vivimos y sufrimos a diario. Si a ello le unes esa tendencia irreflexiva y papanatas de gran parte del personal, bien aderezada por esa maquinaria de la inmediatez más descerebrada que son las redes sociales, la cosa llega hasta extremos grotescos. Sigue leyendo «Agresiones»

Campañas

Acaba de lanzarse una campaña, en plena crisis, para favorecer el turismo en este grandioso país llamado España. Si atendemos a que para ello se han unido el fabuloso Gobierno de coalición progresista con alguna institución europea, la patronal, grupos empresariales y algún otro lindo grupo que me dejo en el tintero, se explican los inefables protagonistas y el irrisorio tono del vídeo de promoción. En una sociedad donde gran parte del personal está más que alienado por los espectáculos deportivos, unos cuantos multimillonarios jugadores nos recuerdan lo bueno de que España es un mero país de servicios. Un fulano cuyo cuestionable mérito es conducir una máquina a gran velocidad, y cuyas millonarias cuentan están a salvo en lugares remotos, afirma que esta es la nación más segura del mundo. Un grupito de cocineros irritantemente mediáticos, tan populares como adinerados, recuerda que somos una potencia mundial en gastronomía, a pesar de que sepa de que no hace falta irse al Tercer Mundo, en España se pasa hambre. Sigue leyendo «Campañas»

Derribos

En diversos lugares de Estados Unidos, como consecuencia de las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de un policía, hay quien se ha lanzado al derribo de ciertas estatuas que se identifican con la ignominia histórica. Es ya un (irritante) lugar común la condena de esos actos y la consabida repetición de que no se puede juzgar la historia con la visión moral de la actualidad. Se olvida, o sencillamente se quiere ocultar, con estas argumentaciones, para mí muy conservadoras, que con esos actos, tan vandálicos como simbólicos, se quiere ver una conexión, precisamente, entre los hechos del pasado y los problemas del presente. ¿Son el racismo o la esclavitud repulsivas prácticas de la humanidad del pasado? No solo la respuesta es negativa, ya que perviven de una u otra manera en las instituciones actuales, bien alimentadas por algo en donde hay cabida para todos los colores de piel, que es la discriminación social, sino que se mantienen esos símbolos de ese pasado, que tanto irritan a muchas personas. Hay un obvio hilo conductor en la historia y no se puede obviar para analizar el malestar social rasgándose las vestiduras de forma teatral ante hechos violentos. Sigue leyendo «Derribos»

Estados Unidos

Ante los hechos recientes en la gran potencia democrática, un nuevo asesinato policial con tintes racistas, se evidencia de nuevo la sociedad en la que vivimos. La gente decente, gran parte de la humanidad, se lanza a la calle a protestar por lo que consideran un sistema plagado de abusos policiales y un país, por muy democrático que se quiera presentar, construido en base al genocidio y la discriminación racial. Pueden parecer palabras gruesas, pero estoy seguro de que esto es, con los matices que Sigue leyendo «Estados Unidos»

Parlamentos

Me siguen produciendo asombro, al menos a estas alturas de la película, los que consideran la democracia parlamentaria una forma superior de hacer política. Mucha gente, cargada de los prejuicios más elementales, piensa que al hacer esta afirmación uno debe estar a la fuerza a favor de alguna suerte de régimen dictatorial. Craso error, señores míos. No obstante, dejaremos para mejor ocasión, no solo la explicación de que existen otras formas de democracia directa ajenas a Sigue leyendo «Parlamentos»