Circo electoral

Era una realidad, obvia para cualquier mente bien oxigenada, que los maquiavélicos planificadores de campañas electorales nos toman por idiotas a los ciudadanos; y me incluyo en el lote, aunque mi dogmática religión atea (doble oxímoron, ¡toma ya!), ácrata y nihilista, me impidia acudir periódicamente a las urnas. No obstante, lo que está ocurriendo en España, ante la cita electoral del próximo 28 de abril, cae en lo grotesto y resulta un insulto para los que pretendemos apartarnos de retrógrados y papanatas. Pongamos varios ejemplos de lo acontencido en los últimos días. Los bodoques de Vox, cuyo discurso ideológico no va más allá de la defensa de iniquidades como la bandera de España, los Toros, la caza o el uso de armas, exhibe a un gurú económico que habla de acabar con la discriminación fiscal de los ricos y que quiere privatizar los restos de los servicios sociales. Va a ser que la nueva fuerza política, que puede que tenga algún otro tic fascista, resulta de lo más previsible y neoliberal en su programa económico. El Partido Popular, consciente de que otros reaccionarios van a arrebatarle nicho de electorado, lanza un irrisorio vídeo en el que ridiculiza al pistolero Abascal evidenciando su ignorancia sobre casi todo lo importante. Que sea cierto que el ridículo Abascal responde con un «¡Viva España!» cuando se ve acorralado dialécticametnte, algo que ocurre las más de las veces, no justifica una campaña de los populares de vergüenza ajena. Lo que sí ha propuesto el lider de la fuerza reaccionaria es algo tan moralmente demandado como el uso de armas para defenderse de los criminales. Bien, estoy de acuerdo en actuar contra los delincuentes, pero es posible que haya que empezar por apuntar a la clase política. Sigue leyendo «Circo electoral»

Engendros mediáticos

Hay, al menos, una cosa positiva en el auge de ese partido de auténticos botarates reaccionarios que es Vox. Esto es, al menos para mentes mínimante lúcidas, que se está evidenciando el auténtico circo político y la permanente manipulación mediática en la que estamos inmersos. Pondré uno de los ejemplos más recientes. Hace escasos días, se anuncia la candidatura de un tipo llamado Fernando Paz en las listas de Vox  en la provincia de Albacete (sin chistes, por favor). Vaya por delante que, algo, conozco al tal Paz, habitual contertulio del inefable canal televisivo de Intereconomía. Uno tiene la cuestionable costumbre de, en lugar de alimentarse de lo mismo, escuchar y leer a aquellos que, poco o nada, tienen con sus muy peculiares imaginario, valores y visión del mundo. Bastante antes de que Vox estuviera en boca de casi todos, Fernando Paz junto a otros elementos de este ultrareaccionario canal ya propagaban el «ideario» de la fuerza política. Claro está, ideario por llamarlo de algún modo, ya que se trata del facherío de toda la vida de Dios, algo revestido de constitucionalismo y con sus buenas dosis de victimismo (ya que el propio Partido Popular les retiró las ayudas en su momento, recordemos que Vox no es más que una escisión de la derecha oficial). Vamos con Paz y el momento manipulación mediática, en versión progres versus ultraderecha. Sigue leyendo «Engendros mediáticos»

Mujeres

A propósito de las recientes, y multitudinarias, manifestaciones del 8 de marzo, no tenemos más remedio que acoger sobrecogidos al espectáculo que nos regala nuestra clase política más reaccionaria. Uno, ahíto de acracia y nihilismo, lo aclararé por enésima ocasión, es incapaz de confiar en ningún partido político. Es más, asisto gustoso a los logros que está haciendo el movimiento feminista, cuyos colectivos, al igual que otros movimientos sociales en permanente conquista de sus derechos, recogen en gran medida los valores libertarios, horizontales e igualitarios. No obstante, realizado esta matización, y comprendido que los jerarquizados partidos, no importa el pelaje, que tengan,  pretenden arrogarse no pocas veces los logros sociales, en lo que respecta al feminismo el discurso de la derecha que sufrimos en España también nos produce escalofríos. Ideologías repulsivamente reaccionarias aparte, hablamos de algo de tan sentido común como el feminismo, es decir, el principio de igualdad de derechos entre hombre y mujer. Como no podía ser de otra manera en este inefable país, donde venció el fascismo y eso ha determinada nuestra tradición política contemporánea, el dicursos feminista es dervirtuado por los más conservadores y reaccionarios. Sigue leyendo «Mujeres»

Expresiones libres

Decir que son malos tiempos para la libertad de expresión no es ninguna originalidad, lo que sí resulta ya sorprendente es cómo se relacionan los acontecimientos. Así, esta semana se ha ratificado la condena a la revista satírica Mongolia a indemnizar al exmatarife José Ortega Cano nada menos que con 40.000 euros por vulneración del derecho a su honor en un cartel humorístico. Para los que no conozcan el caso, esta sentencia, producida en marzo del pasado año, se produjo por considerar que el fotomontaje satírico, que se hizo con motivo de una representación musical de la mencionada publicación, “es una verdadera ofensa gráfica producida a partir de la imagen real del rostro del Sr. Ortega Cano y las expresiones que forman parte del cartel un juicio crítico respecto de dicha persona que deben ser calificadas de desafortunadas”. Echen ustedes un vistazo al cartel de marras en el que aparece Ortega Cano, ser humano cuya idiosincrasia resulta imposible de caricaturizar por ser en sí misma un homenaje a la tradición esperpéntica española, con un cuerpo de una especie de marciano exclamando una de sus frases favoritas. Sigue leyendo «Expresiones libres»