¿Libertarios?

Como creo que ya he comentado en más de una ocasión, uno tiene la muy oxigenante costumbre de indagar de manera reiterada en un horizonte libertario de aspiraciones innovadoras y lo más amplio posible. Me ha quedado algo retórico, pero así es. Esto me recuerda lo que dijo cierto ácrata en el pasado, y una vez más tengo que pedir disculpas por mi escasa memoria para los nombres de las citas, y algo así como que sobre las espaldas del anarquismo se han cargado excesivas cosas. Esto es así y no Sigue leyendo “¿Libertarios?”

Mitos de la Transición

Hoy, ha sido interrogado Rodolfo Martín Villa acerca de su papel como Ministro, equivalente a lo que hoy se conoce como Interior entre otras responsabilidades, durante la llamada Transición a la democracia. Por iniciativa de una juez argentina, la única que ha investigado los crímenes del franquismo, se le responsabiliza de varios homicidios y se le acusa de delitos de lesa humanidad. Conviene recordar quién era Martín Villa, que para algunos pasa por una especie de heroico protagonista de la Transición, y solo hace falta ver el apoyo recibido por parte de todos los inefables expresidentes vivos de la denominada democracia: Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. No solo estos personajes, también, algo que ha sorprendido a algunos, no tanto al que suscribe, los antiguos líderes sindicales Nicolás Redondo, Antonio Gutiérrez, José María Fidalgo y Candido Méndez. Todos ellos han alabado el papel de Martín Villa en el supuesto paso a la democracia de la nación española, le han rendido admiración, le han eximido de cualquier delito e, incluso, le han elevado a los altares, al igual que a la misma Transición, como una etapa de reconciliación entre españoles, que ha supuesto cuatro décadas de paz y libertad. Si hace unas semanas, el manifiesto de apoyo era hacia el corrupto Juan Carlos I, los defensores de ese mito democrático que se tambalea se esfuerzan en sostenerlo de un modo patético y yo diría que desesperado.

Sigue leyendo “Mitos de la Transición”

Vergonzantes juancarlistas

Esta semana, el medidor de vergüenza ajena en España ha subido considerablemente con la publicación de un manifiesto por parte de viejas glorias políticas en defensa del llamado rey emérito. El grupito de firmantes, con Alfonso Guerra a la cabeza, lo forma toda suerte, a diestra y siniestra, de exministros, expresidentes regionales, exdiplomáticos y otras gentes de mal vivir. Aseguran que los cuarenta años largos de “democracia” en este indescriptible país es “la etapa histórica más fructifera que ha conocido España”, y creo que añaden “en la época contemporánea”, tal vez debido a dejar a un lado por reaccionario respeto otros gloriosos tiempos. Como no podía ser de otra manera, dicho manifiesto vergonzante viene a ser una apología de la Transición y del llamado régimen de 1918 con loas a la modernidad del país y a los avances en materia política, económica y social, todo ello sustentado, dicen, en la libertad, la justicia y la solidaridad. Sigue leyendo “Vergonzantes juancarlistas”

Patriotas molestos

Hace unos días, y esto es una anécdota rigurosamente cierta, me encontraba tomando algo en una terraza con mi padre y fue inevitable que un locuaz peluquero, conocido de mi progenitor, se acercara para darnos la chapa. Si menciono la profesión del susodicho, no es porque sea determinante en la historia, sino porque su lugar de trabajo se encuentra a escasos metros de la terraza en cuestión. El caso es que yo ya conocía, de alguna otra ocasión, que el tipo era más que políticamente reaccionario y todos sabemos lo que eso significa en este país sin que haga falta entrar en más detalles. Como era prácticamente imposible desembarazarse de aquel retrógrado, orondo y parlanchín rapabarbas, me preguntaba cuánto tardaría en salir alguna temática en la conversación que nos obligara a vernos las caras. Efectivamente, no recuerdo a cuento de qué, ya que el verbo del amigo era tan fluido y abundante como desprovisto de talento retórico, dijo algo así como que él “era un patriota”. Aquello disparó todas las alarmas, pero lo que ya me hizo intervenir sin reservas fue cuando aseguró que le daba mucho asco la gente que no respetaba la bandera. Sigue leyendo “Patriotas molestos”

Instituciones obsoletas

Ante la previsible caída (y constatada huída, en un ejercicio propio de la ‘ficción’ creada por mis admirados Azcona y  Berlanga) del monarca emérito, ese prohombre que ‘trajo’ la democracia a este inefable paìs, resulta repulsiva, a la par que inquietante, la defensa que algunos todavía hacen de su figura sin el menor asomo de vergüenza. “Es posible que cobrara comisiones, pero trajo mucho dinero a este país”, he escuchado hoy mismo por casualidad en cierto medio televisivo (que rima también con repulsivo). Claro que si el mismo tipo que está al frente Gobierno, ese que preside un partido que todavía se autodenomina socialista, apuntala a la monarquía afirmando que “se juzga a las personas y no a las instituciones”, pues qué podemos esperar. Solo sus socios gubernamentales, los que creo que todavía se llaman Unidas Podemos, mantienen una postura aparentemente crítica con el sistema, veremos por cuánto tiempo. Sin embargo, el hecho de que el rey Juan Carlos haya resultado un corrupto en lo económico, y no solo en lo moral como corresponde a todos los de su especie, no debería resultar tan sorprendente para todo el que tenga la conciencia y el cerebro bien oxigenados. Al fin y al cabo, los libertarios somos conscientes de que el Estado, cualquier forma de Estado, supone un saqueo constante. Sigue leyendo “Instituciones obsoletas”

Historias

Uno mantiene, a pesar de las evidencias en contra, la ilusión “libertaria” de que el conocimiento, si no completamente, al menos puede ayudar a un cambio de conciencia en aras de la emancipación social o, al menos, por no ser tan pomposos ni ambiciosos, de una mejora mínimamente razonable de las cosas. Sin embargo, como he apuntado, hay motivos para la desesperanza observando esa panda de borregos sin remedio que a veces somos los humanos. Y no lo digo por el tópico de que en este inefable país apenas se lee, que debe ser cierto para gran parte de la población, sino también por lo que leemos y cómo lo leemos. Por lógica, cuanto más conservadora es una persona, más la cuesta revisar sus creencias, por mucho que lea, y desgraciadamente es un mal que afecta a todas las variantes del espectro ideológico, no solo a la derecha. No obstante, por supuesto, en el facherío puede ser más evidente esta tendencia. Un ejemplo reciente es el libro, del nada sospechoso de progresismo Henry Kamen, La invención de España, subtitulado muy apropiadamente Leyendas e ilusiones que han construido la realidad española. Sigue leyendo “Historias”

Los olvidados

Es recurrente la afirmación, especialmente en el mundo libertario, de que los anarquistas constituyen los olvidados entre los olvidados. Así es, en un país donde venció el fascismo, y cuando los actos sobre la memoria histórica se esfuerzan especialmente en buscar efemérides que idealicen la Segunda República, pocos realizan una mirada razonablemente objetiva y mínimamente equilibrada sobre el poderoso movimiento anarquista del pasado. En el imaginario progresista, o bien los anarquistas son vilipendiados de la peor manera o bien son mencionados con desdén como parte de un bloque izquierdista de dudosa homogeneidad. No, las cosas eran infinitamente más complejas en el laberinto político español previo a la victoria de Franco y sus secuaces. Tampoco es cuestión de pasar por alto que, como por otro lado no podía ser de otra manera, que los anarquistas tuvieron una relación muy tensa con el poder político en esos supuestos años dorados republicanos. Sigue leyendo “Los olvidados”

De relatos y transacciones

Hoy, me he enterado de que el inicuo Hermann Tertsch ha sufrido otra condena por vulnerar el honor de otro miembro de la familia de Pablo Iglesias. Sabía que ya lo hizo cuando acusó de asesino al padre del actual vicepresidente, pero desconocía que también vomitó bilis sobre el abuelo. El actual eurodiputado por un partido de ultraderecha afirmó que Manuel Iglesias Ramírez participó en “sacas” durante la cruenta Guerra Civil Española, iniciada por un alzamiento de Franco y sus secuaces, e Sigue leyendo “De relatos y transacciones”

Agresiones

No hace falta un gran intelecto, ni una conciencia demasiado trabajada, para darse cuenta de la indescriptible sociedad mediática, manipuladora hasta el hastío, que vivimos y sufrimos a diario. Si a ello le unes esa tendencia irreflexiva y papanatas de gran parte del personal, bien aderezada por esa maquinaria de la inmediatez más descerebrada que son las redes sociales, la cosa llega hasta extremos grotescos. Sigue leyendo “Agresiones”

Campañas

Acaba de lanzarse una campaña, en plena crisis, para favorecer el turismo en este grandioso país llamado España. Si atendemos a que para ello se han unido el fabuloso Gobierno de coalición progresista con alguna institución europea, la patronal, grupos empresariales y algún otro lindo grupo que me dejo en el tintero, se explican los inefables protagonistas y el irrisorio tono del vídeo de promoción. En una sociedad donde gran parte del personal está más que alienado por los espectáculos deportivos, unos cuantos multimillonarios jugadores nos recuerdan lo bueno de que España es un mero país de servicios. Un fulano cuyo cuestionable mérito es conducir una máquina a gran velocidad, y cuyas millonarias cuentan están a salvo en lugares remotos, afirma que esta es la nación más segura del mundo. Un grupito de cocineros irritantemente mediáticos, tan populares como adinerados, recuerda que somos una potencia mundial en gastronomía, a pesar de que sepa de que no hace falta irse al Tercer Mundo, en España se pasa hambre. Sigue leyendo “Campañas”